¿Qué necesito para crear una página web?

crear mi propia pagina web

Antes de entrar en detalle a explicar qué se necesita para crear una página web, me gustaría reflexionar un poco sobre la necesidad de tener una web para tu negocio.

Aunque parezca mentira no todo el mundo necesita una página web. Hay negocios que no necesitan tener presencia en Internet, o que si lo necesitan quizás no les hace falta hacerlo a través de una página web.

Por ejemplo, si tienes una ferretería que da servicio a nivel local quizás te convenga más invertir en publicidad en medios locales que no en crear y mantener una página web.

Si tienes un negocio de venta al detalle y quieres vender por Internet quizás te interese más empezar a vender por Amazon o eBay que no crear y mantener tu propia tienda online.

Como ves insisto mucho en la palabra “mantener”, porque crear una web no consiste sólo en hacerla y actualizarla de vez en cuando. Hay que invertir tiempo, y muy probablemente dinero, en el mantenimiento técnico, en crear contenidos de calidad para tu público y en estrategias de marketing para atraer visitas.

Para saber si realmente necesitas una página web para tu negocio piensa en quiénes son tus clientes, por dónde se mueven y cómo te buscan cuando les surge el problema, necesidad o anhelo al que tu das respuesta con el producto o servicio que ofreces. En el caso de que creas que Internet es un buen canal de contacto con tus clientes potenciales, piensa en si una página web es la mejor manera de hacerlo.

Si después de pensar un poco en ello llegas a la conclusión de que necesitas tener presencia online a través de una página web sigue leyendo y te cuento que necesitas para crearla.

1. Comprar un dominio

¿Qué es un dominio en Internet?

El dominio es lo que te va a identificar en Internet. Vendría a ser como la dirección de tu casa pero en el mundo digital. Cuando quieres que alguien venga de visita a tu casa le das una dirección, ¿verdad? Pues en internet esa dirección es dominio.

Por ejemplo: www.tunombre.com

Tipos de dominio

En Internet existen tres tipos de dominio:

– Los dominios genéricos, que son los más utilizados: .com, .org, .net, .biz, .info, .mobi, etc
– Los dominios territoriales, que son los asociados a un determinado país o zona geográfica: .es (España), .fr (Francia), .cat (Catalunya), .eu (Europa), etc
– Los dominios de tercer nivel, que son la combinación de los dos anteriores: por ejemplo .com.es

Lo más habitual es optar por dominios genéricos, pero es cierto que si tu negocio está muy focalizado en un país concreto los dominios territoriales son los que mejor se posicionan, pues en cada país Google los muestra antes que los dominios genéricos.

¿Cómo elegir un dominio adecuado?

Para elegir bien el dominio es importante elegir un nombre que te identifique bien y/o que explique rápidamente lo que ofreces.

En base a esto tienes varias opciones:

Marca: Si tienes un negocio físico y quieres tener presencia en internet o quieres trabajar tu marca personal lo normal será que elijas el dominio con el nombre de tu negocio o tu nombre.

www.tunegocio.com
www.tunombre.com

Palabras clave: Otra opción, que además te puede ayudar en tu posicionamiento en Google, es identificar las palabras que mejor definan lo que ofreces y colocarlas como dominio.

Serían los llamados EMD (Exact Match Domain), que son los dominios que se componen por la palabra clave exacta, o muy similar, a la que un usuario escribe en una búsqueda en Google.

www.coachingparamusicos.com

Marca + Palabras clave: También puedes combinar ambas cosas y poner tu nombre más la palabra clave que mejor defina lo que haces.

www.martatorrescoach.com

Elijas la opción que elijas, hay algunas recomendaciones que siempre deberías tener en cuenta:

  • Intenta buscar un nombre que sea fácil de escribir y de recordar.
  • En la medida de lo posible, evita usar abreviaturas, guiones medios o bajos, números o dos letras iguales seguidas.
  • Nada de usar “ñ”, “ç”, acentos, mayúsculas o caracteres especiales.
  • Procura que el nombre que elijas no sea demasiado largo.

Una vez elegido el nombre deberás acudir a un proveedor de dominios (al final del post te dejo un listado) y verificar que esté disponible para comprar.

2. Comprar un hosting

De manera muy simplificada, el hosting o almacenamiento web es el espacio donde se hospedará tu página para que esté disponible para todo el mundo.

Estos espacios están en los servidores, que son ordenadores generalmente muy potentes en los que se instalan los servicios que se utilizarán para servir las páginas web que estén hospedadas.

Aunque hay varios tipos de hosting aquí sólo te voy a hablar de los compartidos y los dedicados, puesto que son los más habituales.

Hosting compartido

El hosting compartido funciona de una manera similar a un bloque de pisos. Cuando vives en un bloque de pisos tienes tu espacio privado (tú piso) y compartes servicios (portero, ascensor,…) con los inquilinos de los otros pisos. En el hosting compartido vendría a ser algo similar. Tu web tiene un espacio reservado en un servidor en el que se alojan webs de otros usuarios, y compartes con ellos una serie de servicios comunes.

Ventajas:

  • Al ser compartido, el coste es menor.
  • Suelen disponer de sistemas de instalación de aplicaciones de manera sencilla.
  • El mantenimiento y las mejoras del servidor van a cargo de la empresa que alquila el espacio.
  • No tienes que preocuparte de su configuración, por lo que no necesitas conocimientos técnicos.
  • Es fácilmente escalable, si tu web crece y necesitas ampliar la capacidad de tu alojamiento puedes contratar fácilmente un plan de hosting superior.

Desventajas:

  • Nulo control sobre el servidor.
  • Limitación de opciones según lo contratado.
  • Dependencia del servicio técnico de la empresa contratada.
  • Lo que hagan los otros clientes con los que compartes hosting puede afectarte a ti (si de repente reciben muchas visitas puede que tu web vaya más lenta,…)
  • Si tu página web requiere de características concretas o módulos ‘especiales’, no se recomienda esta opción ya que difícilmente podrás instalarlos.

Hosting dedicado

Siguiendo con la metáfora del hosting compartido, el hosting dedicado sería una casa a cuatro vientos. Aquí tienes todo el espacio para ti y no tienes que compartir nada con nadie. Podrás hacer las reformas que quieras cuando quieras o lo necesites y dispondrás de todo el alojamiento sin más limitaciones que las del propio servidor físico. Pero también tendrás que encargarte de su configuración, por lo que requiere que tengas conocimientos técnicos medio-altos o la contratación de un administrador de sistemas que se encargue de ello.

Ventajas:

  • Control total de la máquina, por lo que todos sus recursos estarán a tu disposición.
  • Los proveedores suelen ofrecer una atención al cliente personalizada.
  • Normalmente, el proveedor se puede encargar de la administración del servidor y su mantenimiento.

Desventajas:

  • Suele ser, por lo general, bastante caro, ya que suele incluirse el precio de la gestión del servidor físico por completo.
  • En caso de que quieras encargarte directamente de la gestión, necesitarás altos conocimientos técnicos.
  • Si no se configura correctamente, puedes tener problemas de rendimiento o incluso de seguridad.
  • Es más complicado poder ampliarlo en un futuro, ya que es la propia máquina quien limitará la capacidad de ampliación, por lo que si no se puede añadir más memoria RAM u otro disco duro tendrás que cambiar el servidor por completo.

3. Plataforma para crear páginas web

Finalmente, una vez tienes el dominio y el alojamiento, necesitas la plataforma con la que crear tu página web. Más adelante dedicaré un post a hablar en profundidad de algunas de ellas, porque hay muchísimas, pero aquí te voy a dar un par de pinceladas de las dos plataformas que para mí son lo mejor de lo mejor.

WordPress

WordPress es el gestor de contenidos (CMS) más utilizado para crear páginas web hoy en día.

Es relativamente fácil de aprender a utilizar, tiene una comunidad enorme detrás y hay una gran cantidad de plantillas y extensiones disponibles que te permiten realizar una web profesional sin necesidad de dominar programación.

Con WordPress puedes crear desde un blog, hasta una web corporativa o una tienda online. Así que es una opción que sí o sí debes estudiar para tu proyecto.

Prestashop

Prestashop es una plataforma nacida específicamente para crear tiendas online. A día de hoy es la más popular de Europa y una de las más fiables del mercado.

Es una opción que requiere más esfuerzo de aprendizaje, pero para mi es la plataforma ideal si lo que quieres es crear una tienda online escalable con previsión de crecimiento.

Al igual que WordPress, Prestashop también dispone de una amplia comunidad y de multitud de plantillas y extensiones que te permiten crear una tienda online profesional y personalizada y ampliar sus funcionalidades hasta donde necesites.

Sin embargo es cierto que, así como con WordPress puedes encontrar muchos plugins y temas gratuitos, con Prestashop la mayoría son de pago.

¿Dónde comprar un dominio o un hosting?

Existen multitud de proveedores de dominios y hosting. Yo acostumbro a trabajar con Webempresa (que tiene buena relación calidad/precio, ofrecen una velocidad excelente, copias de seguridad cada 4 horas y protección anti-hackers. Además su servicio de atención al cliente mediante tickets funciona muy bien) o CDmon (que tiene servicio de atención al cliente telefónico y ofrece una plataforma de pruebas con la que puedes crear la web entera antes de publicarla y empezar a pagar alojamiento).

Aún y así tienes mucho donde elegir, así que para acabar este post, te dejo un pequeño listado de proveedores para que puedas mirar y comparar:

  1. Webempresa
  2. CDmon
  3. Raiola Networks
  4. Arsys
  5. Go Daady
  6. Hostgator

Leave a Reply

#MarketingDIY

Te gustaría recibir en tu correo contenidos, trucos y consejos que te ayuden en la autogestión del marketing digital y la comunicación de tu proyecto? Déjame tu e-mail y cada vez que publique un contenido nuevo en el blog te lo enviaré.

Categorías